Extraños y utópicos personajes


Cuando estás en casa, y ves las noticias sueles escuchar cosas como que más de 3 mil refugiados se han muerto cruzando el Mar Mediterráneo, o que Rusia ha bombardeado Siria, o que la ola de delincuencia ha azotado los países de Latinoamérica. Sin embargo, al menos que seas alguien famoso como Beyoncé y vayas a Haití a hacer donaciones, es difícil que los buenos actos se divulguen. Mucho más si esos buenos actos son cosas tan sencillas que cualquier ser humano debería estar llamado a realizar.

Estar en Brasil es como estar en una dimensión paralela, donde todo es muy parecido a otros países como República Dominicana, pero con algunos detalles que provocan una gran diferencia. Los basureros, por ejemplo, no tienen nada de comparación a otros que haya visto, son como canastos de acero ubicados en las aceras frente a las casas, sin tapas, sin puertas. Las ventanas, suelen estar contenidas por dos juegos, uno que sirve de blackout, evitando así que entre la luz a la habitación, y otra que evita que se meta el agua si llueve pero permite que los rayos del sol entren a plenitud. Todas las calles están marcadas: líneas blancas significa que te puedes parquear, líneas amarilla significa que estás frente a una entrada, por ende, no te toca. Los aparatos electrónicos parecen no ser de última, ni tampoco la capacidad a nivel de internet, pero hacen su trabajo tan bien como los últimos modelos. 

Los smartphone están donde sean, pero no te extrañes de ver uno que otro con la pantalla totalmente rota. Y por cada 20 Motorola encontrarás, quizás, un iphone. Aquí se preocupan con hacer mucho de poco, quizás no están montados en el carro del año, pero pueden pasar un fin de semana en su otra casa cerca del río o en otro pueblo. Puede decirse que hay cierta calidad de vida. 

Como en otras partes del mundo, en Sao Jose do Rio Preto puedes encontrarte gente amable y no tan amable. Personas que se preocupan por otros, y personas que no lo hacen ni por sí mismas. En este viaje he tenido la oportunidad de encontrarme con ambas. Pequeños detalles que merecen ser reconocidos pasan desapercibidos, pero al menos he sido testigo de ellos y he aquí mi relato.  

Atareadas detrás de un regalo para la madre de una amiga, nos dirigíamos a una de las plazas comerciales de la ciudad cuando el semáforo nos detuvo en rojo. Una persona en un carro a pocos metros de nosotras bajó la ventanilla del conductor y tiró lo que parecía un pedazo de periódico en forma de avión de papel al suelo. La indignación de mi amiga fue tal que puso en parking el carro, se desmontó y tomó el papel del suelo justo cuando el semáforo cambió a verde.  Otro detalle que puedo contarles es como una noche en otra ciudad, acabábamos de cenar y un chico con la cara pintada y una bata blanca se nos acercó de manera muy amable vendiendo unas postales para recaudar fondos para un hospital de niños. Aunque nadie en nuestra mesa estaba dispuesto a aportar nada -el costo apenas era de 3 reales-, una joven se levantó y le compró. Al otro día, luego de pasar toda la tarde descansando a orillas del río, ella y dos personas más se levantaron y empezaron a recorrer la basura de la playa a orillas del río. Sin que nadie los obligara o se los pidiera, sencillamente por dejar aquel lugar un poco mejor de cómo lo encontraron. 

Cuando viajas puedes encontrarte con muchas experiencias y personas, y reconocer, que a veces tus ideas de cómo hacer las cosas mejor, no son tan descabelladas o utópicas. Al menos tienes la oportunidad de conocer a alguien tan loco y descabellado como tú.

 

Comments

comments

Hacia el sur profundo: Osorno

Finalmente nos montamos en el autobus camino a Osorno, el reloj marcaba las 9:50 pm y el sueño se empezaba a apoderar de mi. Lo primero que debo resaltar sobre este viaje son las características de nuestro transporte. Además de ser un bus grande de dos plantas, los asientos eran realmente cómodos y grandes, tipo sillones de primera clase de un avión. Lo siguiente es que efectivamente te tratan como en cualquier vuelo, hay una


Ver mas ...

Crónicas de Transporte Público: Desamor Uber

Viajo mucho, no tanto como para necesitar un pasaporte anual, pero si como para necesitar una libreta cada dos años. Viajo por mi trabajo, que me lleva de aquí para allá, Asía, Europa, Latinoamérica, depende mucho de ciertos factores de los cuales no quiero hablar, ya que me pidieron sobre todo una crónica de viaje. Hace unos meses estaba en una ciudad latinoamericana, estaba en un congreso y parte del evento había una fiesta. No


Ver mas ...

Valparaiso y Viña, ciudades de cerros

Parte del sueño de venir a Chile implicaba no sólo quedarme a vivir en las Torres del Paine, sino también ir al Festival de Viña del Mar. Lamentablemente llegué unas dos semanas más tarde para lo segundo, y a lo primero no pude llegar por falta de dinero. Sin embargo, cuando decidíamos qué hacer ese lunes antes de tomar el bus a Osorno, la opción de viajar a Valparaiso se hizo presente.   El plan


Ver mas ...

Del rap metal a la música ambiental e instrumental

Wes Borland es y será siempre reconocido por ser el excéntrico guitarrista de la odiada y a la vez amada banda estadounidense de rap metal LIMP BIZKIT. No obstante este ecléctico e inquieto músico siempre ha apostado por la experimentación con diferentes proyectos y bandas de carácter underground:   - BLACK LIGHT BURNS es su principal banda fuera de LB y la misma es una potente mezcla de rock industrial con metal alternativo y música


Ver mas ...

Dahiana J. Vásquez

GLR, humana, persona, periodista multimedia, aspirante a escritora, fotografa amateur, viajera.

La Lista D: Víspera

“Nadie se muere en la víspera”, dice un refrán que traducido al lenguaje positivo suena como “todo a su tiempo”, “el tiempo de Dios es Ver mas ...

Downtown Boys: Full Communism

Esta banda de Rhode Island fundada en el 2011 dio mucho de que hablar en el 2015, hasta que recientemente el Observer lanzó un artículo sobre Ver mas ...