Diarios de viaje: Carnaval en Rio Preto


Viajar es una de las actividades que, seguramente, nos ayudan a ampliar nuestra visión del mundo desde una primera perspectiva. Claro que tenemos la televisión y la internet para saber cómo están las cosas más allá de nuestra zona de conform, pero nada se equipara a vivir la experiencia de primera mano. Incluso, en muchas circunstancias resulta que puedes encontrarte con grandes sorpresas. Entre ellas, la ruptura de estereotipos que suelen ser vendidos a nivel global sobre una cultura o país específico.

 

Lo primero que podemos señalar acerca de Brasil es que dos semanas no son suficientes para recorrerlo. Mucho menos si las razones que te traen son muy distintas al placer, lo implicaría, como es mi caso, menos tiempo libre para salir a otras ciudades. 24 horas, tres aviones, tres países, cuatro ciudades, tres usos horarios distintos y muchas horas en el aire fueron necesarias para llegar hasta Sao Jose do Rio Preto, Brasil, una ciudad ubicada en el centro del estado de Sao Paulo, sin montañas ni playas.

 

Cualquier dominicano podría notar a la hora de salir del avión en Sao Paulo, que el clima es exactamente igual al Caribe. Lo siguiente es que la contextura física de un brasileño no difiere tanto de la de un dominicano promedio. De hecho, existen muchas similitudes, y hasta que no se les escucha hablar suele ser complejo diferenciar uno del otro, muy a pesar de los cuerpos descomunales que solemos ver en la televisión de personas super fit. Incluso la actitud de los brasileños suele ser muy amable, simpática y agradable, fácilmente cualquier extraño -sobre todo señoras- te hacen cualquier comentario y te hablan de cualquier cosa en el autobús o en la calle aún sin conocerte.

 

En la parte culinaria, el arroz es parte esencial de la comida, así como la habichuela y la carne, esta última reina en todos los sentidos tanto en los almuerzos como en las cenas. Y sentarse por más de cinco horas en una mesa, con varias rondas de distintos tipos de carnes picada, suele ser un deporte tan entretenido como el fútbol. A eso le añadimos los zucos -jugos- de frutas naturales, la afición por la cerveza y la caipirinha.

 

El autobús y los carros privados son los medios de transporte por excelencia, y claro que verás más vehículos mecánicos que automáticos. Lo malo es cuando te montas en un Fiat 2008 mecánico y sin aire acondicionado con una temperatura a 32 grados celcius. Sobre todo si son las 3 de la tarde y el sol está en todo su potencial. Hablando de sol, en verano no se oculta hasta pasadas las ocho de la noche, lo cual me recuerda mucho al verano en España.

 

Llegar a Brasil en temporada de carnaval y no ir a Rio de Janeiro, puede que sea un sacrilegio para cualquier turista o extranjero. No lo es del todo. La ciudad se encuentra a 10 horas en autobús, y si un brasileño te dice: no vayas a Rio en carnaval, es como que un neoyorquino te diga: no vayas a Times Square en año nuevo. Probablemente es una experiencia que hay que vivir una vez en la vida, en especial si eres viajero, pero también con el tiempo aprendes que hay millones de experiencias menos traumáticas. Por ejemplo, lejos de lo que se piensa del carnaval de Brasil, solo en las grandes ciudades se dan los grandes desfiles de las escuelas de samba que vemos en la tele. Desfiles que duran aproximadamente dos días, dado que cada escuela dura más o menos una hora. Mientras todo eso sucede, hay una cantidad enorme de personas en las calles, bebiendo, y bailando y varios conciertos en distintos clubes.

 

Ahora bien, lo que sucede fuera de Rio, Sao Paulo y Salvador de Bahía, se limita a mucha gente saliendo de las ciudades, pasando el fin de semana largo en fincas y casas con piscinas. Aquellos quienes se quedan, bueno siempre tienen la opción de ir a los clubes y fiestas, tomar mucho alcohol, besarse con mucha gente y tener mucho sexo. Aparentemente es algo como que los bebés nacidos en noviembre, son hijos del carnaval. 

 

 

El carnaval, con todo, sólo dura una semana, o más bien un muy largo fin de semana. Semana Santa, por ello, no se celebra más que el Viernes Santo, y los brasileños se tienen que conformar con las duchas, o si tienes suerte, ir a casa de algún amigo con piscina para refrescarse en este calor. El verano continua, y todos anuncian que el invierno será de los más fríos en mucho tiempo, yo no lo veré, pero de seguro no pasará de temperaturas más bajas que las de Jarabacoa en R.D

 

 

Comments

comments

Hacia el sur profundo: Osorno

Finalmente nos montamos en el autobus camino a Osorno, el reloj marcaba las 9:50 pm y el sueño se empezaba a apoderar de mi. Lo primero que debo resaltar sobre este viaje son las características de nuestro transporte. Además de ser un bus grande de dos plantas, los asientos eran realmente cómodos y grandes, tipo sillones de primera clase de un avión. Lo siguiente es que efectivamente te tratan como en cualquier vuelo, hay una


Ver mas ...

Crónicas de Transporte Público: Desamor Uber

Viajo mucho, no tanto como para necesitar un pasaporte anual, pero si como para necesitar una libreta cada dos años. Viajo por mi trabajo, que me lleva de aquí para allá, Asía, Europa, Latinoamérica, depende mucho de ciertos factores de los cuales no quiero hablar, ya que me pidieron sobre todo una crónica de viaje. Hace unos meses estaba en una ciudad latinoamericana, estaba en un congreso y parte del evento había una fiesta. No


Ver mas ...

Valparaiso y Viña, ciudades de cerros

Parte del sueño de venir a Chile implicaba no sólo quedarme a vivir en las Torres del Paine, sino también ir al Festival de Viña del Mar. Lamentablemente llegué unas dos semanas más tarde para lo segundo, y a lo primero no pude llegar por falta de dinero. Sin embargo, cuando decidíamos qué hacer ese lunes antes de tomar el bus a Osorno, la opción de viajar a Valparaiso se hizo presente.   El plan


Ver mas ...

Del rap metal a la música ambiental e instrumental

Wes Borland es y será siempre reconocido por ser el excéntrico guitarrista de la odiada y a la vez amada banda estadounidense de rap metal LIMP BIZKIT. No obstante este ecléctico e inquieto músico siempre ha apostado por la experimentación con diferentes proyectos y bandas de carácter underground:   - BLACK LIGHT BURNS es su principal banda fuera de LB y la misma es una potente mezcla de rock industrial con metal alternativo y música


Ver mas ...

Dahiana J. Vásquez

GLR, humana, persona, periodista multimedia, aspirante a escritora, fotografa amateur, viajera.

Kamashi Washington vs. Christian Scott, la nueva cara del jazz moderno

Siempre se ha visto al jazz como ese género de música de carácter rígido, solo para intelectuales, musicólogos en general y con interminables cambios de Ver mas ...

Camino a casa: una reflexión sobre regresar y el deporte

En el fin de semana en el mundo del deporte muchas cosas pasaron. Mucho del circo que conocemos como la cultura contemporánea daba vueltas al Ver mas ...