Destino Guadalupe: Visa para un sueño y bachata


Hace justo un año cuando mi celular vibró un domingo por la mañana. Con el sueño en los ojos, veo que el remitente es un nombre de mujer en francés. ¿El asunto? Una conferencia sobre literatura, todo pago, por el municipio Les Abymes de Guadalupe. Respondo que sí y pido detalles y confirmaciones. Me responden a los pocos minutos que el responsable del evento me contactará… Semana y media de silencio. Intento creer que fue una equivocación y en buen dominicano, “suelto tó”.

 

Murphy nunca duerme. Una semana antes del evento, me escribe el primer contacto para pedirme la “conferencia” e irla traduciendo. Y yo ¿qué conferencia? Nadie me había enviado carta de invitación, ni vuelo, ni reserva de hotel… Entonces se arma la revolución, avalancha de correos con documentos, gente hablando de recogerme en el aeropuerto, mi hora de llegada, ¡qué emoción!

 

Y el pequeño detalle de la visa que todo el mundo había olvidado porque Guadalupe es territorio francés de ultramar y los dominicanos no podemos ir allá sin la visa DOM-TOM. ¿Cómo que cuando ya casi compras el seguro internacional el miércoles 9, requerido para solicitar la visa, te enteras que el consulado está cerrado hasta el 15 de octubre y tu vuelo es el 11?

 

Te desinflas. Suspendes el “corre corre” de armar un viaje en un día. Tu primer viaje fuera de la media isla. Vuelves al plan B de la conferencia por Skype. Compras vino en el super para bajar dos tonos al estrés. Murphy continúa. Y de camino a casa, otra notificación de correo electrónico: que el diputado alcalde consiguió un permiso para que aterrices sin problemas. ¿Y? Entonces dices no. Porque como sabes muy bien, el problema no era aterrizar en Pointe a Pitre: era salir de aquí.

 

Me verás volar. Y hasta bailar

 

Ya lo dijo Cerati. El Aeropuerto Internacional de Santo Domingo me vería ver volar, pero no en octubre 11. Fue enero 9. Tras el éxito de la conferencia en Skype y la alegría en la Mairie de Les Abymes mientras yo estaba en la fría oficina de Santiago un viernes por la noche, en noviembre me dicen que ellos quieren que vaya igualmente. Y entonces sí, visada como Dios manda, volé a Gwada, (como le dicen al grupo de islas) tres días antes de mi cumpleaños.

 

La cerveza Presidente para los nervios en la cafetería, después de pasar por Migración. Verificar que la maleta está contigo, que tus documentos también. Abordar el modesto avión de 50 y pico de pasajeros, que parece el mismo autobús en que llegaste desde Santiago. Despegar al atardecer, ver las pequeñas islas una tras otra. Aterrizar de noche y lloviendo en Pointe a Pitre. Llegas al hotel acompañada de tu traductora y la directora de cultura del Ayuntamiento de Les Abymes que te invitó. Cenas con ellas, conversas de la agenda, se ríen, lo usual en esa primera vez. Estás en un hotel de playa, donde (como en todas partes del mundo) hay animadores que se encargan de divertir a los huéspedes. En este caso, la mayoría son franceses del continente que vienen a pasar unos días lejos del invierno europeo. El animador está dando clases de bachata y, te confunde con una guadalupeña. No ha hecho nada raro de lo que ya hizo la agente de migración en el aeropuerto, el recepcionista del hotel… Te invita a bailar. Tú, que vienes con tu aire de “soy una escritora, no turista de vacaciones”, dices que no. Tus compañeras, que sí saben que vienes de la tierra de la bachata, pero que andas en una misión menos danzaria, te animan y empujan a la pista. “Ya me las pagarán”, piensas mientras te sostienes de las manos del bailarín que dice uno dos tres, uno dos tres, hacia delante, hacia atrás. Uno dos tres, uno dos tres, a la izquierda, a la derecha. Uno dos tres, uno dos tres, para la vuelta.

 

Al final, él te pregunta de qué parte de Guadalupe eres, ya te había dicho que bailas muy bien. Entonces revelas tu verdadera identidad: Je suis dominicaine. Sus ojos abiertos como platos han valido las risas de tus compañeras de mesa, que han hecho fotos hasta el cansancio y que nunca verás.

 

Me pregunto en ese momento: ¿qué hice para merecer esto? Me acojo a Marco Polo, representante de los dioses viajeros. Me duermo esperanzada en un viernes mejor. Voy a dos escuelas públicas, hablo en español con alumnos y alumnas que deben aprender mi lengua como parte de su formación. Aprendo más francés escuchando sus cuchicheos. Al mediodía, de camino a mi hotel, pregunto qué bailan en las discotecas de la isla. Creyendo que solo de zouk viven los guadalupeños (porque eso venimos escuchando en la radio), descubro la razón de mi estrellato entre los huéspedes del hotel: el segundo baile en importancia en Guadalupe es la bachata, luego el kompa haitiano. Me explican: la bachata llegó junto a las primeras oleadas de migración dominicana, la comunidad migrante más importante ahora. Las damas, que en un principio eran trabajadoras sexuales (hoy tienen restaurantes, ponen uñas y arreglan pelo también) traían el género de amargue, que tan bien combina con la nostalgia del dominicano que está lejos.

 

Hago mi cita para ir a bailar zouk en la noche, para aprender el uno dos, uno dos más acompasado que el merengue, más apretado que el bolero y más sensual que el reguetón. La venganza es dulce, y mi incomodidad interna por ser reconocida entre los turistas del hotel como “la danseuse”, (la bailarina, que suena lindísimo y hasta honorable en francés) fue pagada con que esa noche de viernes las discos estaban flojas. Que el sábado en la noche sí habría gente bailando para ver y aprender. Y aquí Murphy da su última puntada: yo regresaba a Santo Domingo en un vuelo el sábado a las nueve de la mañana.

 

 

Comments

comments

Never Before Told Stories About Weed Shop near Me You Must Read

Never Before Told Stories About Weed Shop near Me You Must Read What You Need to Know About Weed Shop near Me Maybe you have observed a good deal of vape shops locally and might be thinking the niche is already saturated. Obviously there's a lot potster of money to be made here, which is among the most likely reasons for all of the action. A game like football that's so physically demanding, football players


Ver mas ...

Ideas, Formulas and Shortcuts for Medical Marijuana Delivery

Ideas, Formulas and Shortcuts for Medical Marijuana Delivery Through blogs, it is simple to create a personal brand and make a strong internet presence. Medicine delivery apps are among the evergreen trending apps because all the needy folks who cannot visit a medical store for each medicine they want, they can order one very easily with the assistance of the app. Be sure to experience the appropriate channels to make sure no other business is


Ver mas ...

The Mystery of Weed Delivery near Me Nobody Is Discussing

The Mystery of Weed Delivery near Me Nobody Is Discussing How to Choose Weed Delivery near Me The majority of them are fictional. In fact, it's happened twice. It actually isn't ever too early to get started! The Importance of Weed Delivery near Me As you grow you can decide if you wish to run a number of tables an evening or merely keep it manageable. If you wish to shine then everything starts with


Ver mas ...

What is Really Going on with Weed Store

What is Really Going on with Weed Store Over the last year, there's been a developing interest in the marijuana plant, and, no it is not just because more people wish to become high. It is highly advised for you to get weed only from the registered weed shops in the event of internet purchase. On-line weed stores does not just offer you options to explore. however, it is of immense benefit to people who


Ver mas ...

Daniela Cruz

Crónica de transporte público: retrasos y cambios

En el imaginario colectivo actual ya sea por las redes sociales o simplemente por lo accesible que es viajar, la imagen de la ventana del Ver mas ...

Definitions of Emotional Support Animal Vermont

Definitions of Emotional Support Animal Vermont With this sort of company, you won't have to be close to others. You will see them change what Ver mas ...