Crónica de transporte público: retrasos y cambios


En el imaginario colectivo actual ya sea por las redes sociales o simplemente por lo accesible que es viajar, la imagen de la ventana del avión se ha convertido en una constante que define el vuelo, el hombre sobre las nuves, tal vez no sea tan elegante como antes, pero por lo menos suena tan magestuoso como debería de ser, caminar por las nubes para llegar a tu destino.

Ahora, así como esa imagen está dentro de tu cultura visual, en el otro extremo está aquella de qué pasa si te quedas atorado en un aeropuerto, la madre de Kevin rogando para poder ir a ver a su hijo en ‘Home Alone’, el encuentro entre Steve Martin y John Candy en Plain, Trains en Automóviles o bueno la imagen de esos turistas durmiendo en una esquina cuando llegas a tu terminal, los ves, te ries y aseguras que eso no te pasaría y si te pasa lo manejarás con dignidad.

Yo soy un persona muy paciente, muy tranquila y más que nada muy respetuosa, salía de San Francisco para Madrid en un vuelo hace poco y hacía escala en JFK, NY. Muchas personas me habían prevenido de que JFK era la representación aeropuertaria de la desorganización y el tumulto, mas no caía de mi pasar o no por dicho puerto, por lo que no le dedique ni un segundo de pensamiento.

El viaje lo preparé como todos, baterias llenas, cargadores, libros y algo con qué matar el hambre. Tomé mi vuelo normal hacia NY, todo tranquilo, cuando llegamos a la ciudad, me dirigí diractamente a la pizarra para ver que mi vuelo de conexión se encontrara a tiempo y confirmado. Ahí estaba mi vuelo, sonriendo en verde en un mar de rojos cancelados, no sólo decía confirmado sino a tiempo, me reí. A mi alrededor, todavía ageno a mi, un tumulto de zombies que el tiempo les había consumido la normalidad y los había colocado en un estado extraño sin patria y en las manos de una empresa de aviasión que tiene más problemas que soluciones.

De camino a mi nueva puerta de salida, me encuentro con otra pizarra, para mi calma ese letrerito verde, sigue ahí, voy a tiempo y confirmada, pero por alguna razón la puerta de desembarque ya no estaba al lado de mi vuelo,  sin preocuparme me acerco al primer centro de servicios, donde una señora joven amable y divertida me atiende, antes de que nos dieramos cuenta nos reiamos de cosas que realmente ni recuerdo, pero se creó un poco de empatia. Su cara era extremadamente expresiva y por eso pude leer con facilidad su cara de horror cuando vio el estado de mi vuelo. – Señorita su vuelo a sido cancelado- mi paciencia reinaba en ese momento y con mucha ingenuidad veo mi reloj son las 10:00 am y pregunto – cuando sale el próximo vuelo – a las 10:00 pm de hoy – me responde ella, me sonrie y me dice todavía hay un asiento, ¿se lo reservo? – si, claro adelante. Ante todo mi calma reinaba, pensé que son 12 horas aquí siempre y cuando me pueda ir.

A los 5 minutos ya tenía un nuevo ticket de viaje y caminaba a mi nueva puerta de salida. Me dije a mi misma que tengo que hacer por doce horas, dejame disfrutar de cada tienda, como una elipsis de cine entré a cada tienda buscando que con la música de mi ipad y chucherias de aeropuerto el tiempo pasara volando, para mi disgusto no fue así, terminé de recorrer el camino en 30 minutos para llegar a una puerta de embarque repletas de personas malhumoradas y ni un sólo asiento, ni si quiera un espacio de suelo donde colocarse.

Me senté por ahí, me dormi, me desperté, leí, trabajé, envie mensaje de whatsapp, hable con extraños, compre postales, hice un matatiempo y sólo eran la 1:00 de la tarde. Todavía llena de esperanza y tranquilidad camine al rededor del gate, escuchando, creo que fue el principio del fin de la cordura, había personas que tenian 5 días atorados en este lugar, en esta jaula, en este “puerto” de entrada y salida que ahora era más hotel que otra cosa. Comi, bebi y consumi todas mis baterias hasta que dieron las 9:00 pm y yo estaba en mi puerta viendo como la azafata ponía el letrero en el monitor de madrid.

Mi sonrisa se podía ver de lejos, al lado nuestro había un vuelo a una ciudad latinoamericana, las personas molestas peleaban con las azafatas al descubrir que su vuelo había sido cancelado, yo por mi parte veía el letrero que decía Madrid como un guía de luz de hacia donde iba. De pronto el vuelo de al lado se volvió tan caótico que hasta la seguridad llegó y así como llegó todo el mundo se fue y nos quedamos nosotros con nuestro letrero de Madrid y un vuelo a las 10:00, pero ya eran las 10:30 y nada.

Para las 11:00 me pongo de píe y camino al counter para preguntar, la chica me dice la ‘verdad’ tenemos piloto pero no avión, nuestro avión está detenido en otro aeropuerto. Dan las 11:10 y ya hay una avión en la puerta, que alivio siento y más por que de pronto suena el alta voz, no hay voz pero un anuncio viene –Estimados pasajeros, este avión, no es nuestro avión– Mi paciencia se fue y con ella toda mi fuerza, me quede estupefacta ante un avión que era de alguien más y el letrero de Madrid que claramente estaba siendo acompañado por una demogia de atrasado.

Para las 12:00 ya estaba la seguridad ahí y para las 12:25 dos pilotos que se veian tan deshubicados como nosotros. Me puse a caminar en círculos, nuevos pasajeros llegaban virgenes de todo y se burlaban de mi estado catatónico y yo como una figura de terror les invocaba el futuro que les llegaría pronto. A la 1:00 el caos dio con todo el mundo, cancelan el vuelo y todo el mundo a correr para lograr conseguir el vuelo próximo, yo cansada, me siento un segundo para recuperar fuerzas cuando de la nada una voz de esperanza suena en el alta voz.

La reconoci de una vez, era la misma persona con la que me había reido esta mañana -ella me va ayudar, ella me va salvar-, corri buscando su voz, su figura y en el medio de otro tumulto se encontraba ella, sus ojos me encontraron y se rieron, me dijo que me esperara y cuando todo el mundo se fue, me dio un nuevo ticket y un boucher para un hotel. Me dijo que no volviera si no estaba confirmado el vuelo.

Tardé tres días para salir de NY, entre vuelos cancelados y más nieve, mi tranquilidad regresó y disfruté de mis vacaciones inesperadas y de ver la nieve caer en mi limbo momentáneo.

Comments

comments

Hacia el sur profundo: Osorno

Finalmente nos montamos en el autobus camino a Osorno, el reloj marcaba las 9:50 pm y el sueño se empezaba a apoderar de mi. Lo primero que debo resaltar sobre este viaje son las características de nuestro transporte. Además de ser un bus grande de dos plantas, los asientos eran realmente cómodos y grandes, tipo sillones de primera clase de un avión. Lo siguiente es que efectivamente te tratan como en cualquier vuelo, hay una


Ver mas ...

Crónicas de Transporte Público: Desamor Uber

Viajo mucho, no tanto como para necesitar un pasaporte anual, pero si como para necesitar una libreta cada dos años. Viajo por mi trabajo, que me lleva de aquí para allá, Asía, Europa, Latinoamérica, depende mucho de ciertos factores de los cuales no quiero hablar, ya que me pidieron sobre todo una crónica de viaje. Hace unos meses estaba en una ciudad latinoamericana, estaba en un congreso y parte del evento había una fiesta. No


Ver mas ...

Valparaiso y Viña, ciudades de cerros

Parte del sueño de venir a Chile implicaba no sólo quedarme a vivir en las Torres del Paine, sino también ir al Festival de Viña del Mar. Lamentablemente llegué unas dos semanas más tarde para lo segundo, y a lo primero no pude llegar por falta de dinero. Sin embargo, cuando decidíamos qué hacer ese lunes antes de tomar el bus a Osorno, la opción de viajar a Valparaiso se hizo presente.   El plan


Ver mas ...

Del rap metal a la música ambiental e instrumental

Wes Borland es y será siempre reconocido por ser el excéntrico guitarrista de la odiada y a la vez amada banda estadounidense de rap metal LIMP BIZKIT. No obstante este ecléctico e inquieto músico siempre ha apostado por la experimentación con diferentes proyectos y bandas de carácter underground:   - BLACK LIGHT BURNS es su principal banda fuera de LB y la misma es una potente mezcla de rock industrial con metal alternativo y música


Ver mas ...

Media Tinta

Pensamiento Aleatorio: Emails de mis padres

Tengo e-mail desde el 94 o algo así. Tengo e-mail, porque creo que ciertas cosas me lo exigen, supongo que habrá aquel que no tiene Ver mas ...

Otro Lunes, otro GOT resumen

La semana pasada hubo ausencia de Game of Thrones y otras series, gracias al fin de semana largo por motivo al Memorial Day en Estados Ver mas ...