Cosas Preferidas


EL ORDEN DE LOS DISCOS

 

Los consumidores de música se dividen en dos tipos. El primer tipo es el consumidor casual para el que la música forma parte de un universo de preferencias sin ocupar realmente un lugar central. El segundo es el esnob musical. Este es el tipo que va a conciertos de modo sistemático, se compra una bolsa de tela en la tienda de Rough Trade en un viaje a Londres y posee al menos un disco en solitario de Morrissey a pesar de avergonzarse de ello. Los medios que el primero tiene para acercarse a nueva música son pasivos: se fía de los gustos de sus amigos, de un locutor de radio, de la banda sonora de una película o del hilo musical de un restaurante. El segundo busca, analiza y cataloga para saber cómo las canciones de su elección se relacionan entre ellas y se disponen en una línea temporal hasta llegar a su i-Tunes.


A nadie que escuchase el single Losing My Edge” de LCD Soundsystem en el momento de su aparición (2002) pudo escapársele que se trataba de un enorme grito de ansiedad por parte del compositor, cantante y esnob musical James Murphy. La parte final es a la vez un manifiesto musical y un interminable elenco de influencias (Can, ESG, Pere Ubu, Eric B. & Rakim, Mars, The Human League, etc.). Aquellos que hayan leído High Fidelity de Nick Hornby o que hayan visto la adaptación cinematográfica estarán familiarizados con el personaje y con la actitud que esta canción ejemplifica. El tipo de obsesión que el libro y la película describen puede resumirse en tres términos: preferencia, archivo y presencia.


Las preferencias de un esnob musical están determinadas, al menos en gran parte, por circunstancias históricas, por su procedencia geográfica, por la influencia de su círculo social, etc. Después de que una cierta línea de criterio propia es establecida, llega el momento de construcción del archivo. Sea en i-Tunes, en vinilo, en casete o en cedé, los esnobs musicales organizan obsesivamente su música y aprenden el orden que ocupa cada documento en una lista mental llena de información que va más allá de nombres y portadas de discos, de artistas o de títulos de canciones. El esnob musical es capaz de nombrar productores, sellos discográficos o reediciones específicas. Su deseo último es incorporarse a sí mismo a la música haciéndose una parte presente de ella. Los esnobs musicales no están movidos por un afán científico, sino por la fantasía de devolver los discos de su predilección, más o menos antiguos, al presente. Esta fantasía no se alivia con la escucha. La frase más repetida por James Murphy en “Losing My Edge” no es el título, sino la exclamación desesperada de esta fantasía: “I was there.” [“Yo estaba ahí.”]


Al complejo que los esnobs del pop sufren, podemos llamarlo nostalgia de un momento no vivido. Su disco favorito es White Light/White Heat pero tienen veinte años y jamás pudieron ver a la Velvet Underground ni siquiera cuando se reunieron a principios de los noventa. Han nacido en Melbourne o en Santiago de los Caballeros o en Rouen y no pudieron visitar The Hacienda en sus noches de esplendor ni jamás estuvieron ni de cerca en el estudio de Conny Plank. A esa nostalgia masturbatoria y a los esnobs musicales coleccionistas de datos les habla (con empatía y afecto) la canción de LCD Soundsystem.


Hay otro tipo de nostalgia mucho más interesante, sin embargo, que es a su vez constitutiva de un archivo más imprevisible que aquel dictado por las preferencias propias (aquí debo añadir con un suspiro – de los esnobs como yo). Un ejemplo de esta nostalgia es la canción Brimful of Asha” de Cornershop. Es conocida la anécdota que asocia el título de la canción “Brimful of Asha” con la cantante india Asha Bhosle y con otros como ella que interpretan la voz cuando los actores principales son mostrados haciendo playback en las películas de Bollywood. Menos conocido es el hecho de que el título es un juego de palabras con la palabra “asha”, que significa esperanza en hindi. El single de “Brimful of Asha” fue un one-hit wonder omnipresente en radios y televisiones durante unos meses (1997), sobre todo gracias al remix de Fatboy Slim que acelera la canción y la hace más bailable sin perder la guitarra característica y los toques psicodélicos. Si lo recuerdas de tu adolescencia es que estás sobrevolando la treintena, si lo recuerdas de tu juventud quizá prefieras que no se mencione tu edad.


Como sucede al final “Losing My Edge”, el cantante y compositor Tjinder Singh usa el puente de “Brimful of Asha” para hacer un catálogo de influencias que no señalan ninguna ansiedad. Más bien parecen una celebración.


Esta celebración incluye una lista heterogénea de esos intérpretes de canciones en playback para las películas de Bollywood (Asha Bhosle, Lata Mangeshkar, Mohammed Rafi), pop de los sesenta y setenta (Jacques Dutronc, Marc Bolan), estaciones de radio (All-India Radio) o compañías discográficas (Trojan Records). Todas estas influencias crean un archivo contrario al del esnob musical, un archivo que cumple una función social para los consumidores casuales de música. Ellos son los protagonistas de esta canción, aquellos cuya esperanza descansa en el cine popular, en la radio o los singles de 45 r.p.m. El archivo al que hace referencia Tjinder Singh no es homogéneo, no está construido alrededor de las preferencias individuales. Es la actividad como consumidores de las clases populares la que construye un conjunto inestable. Es heterogéneo y en él todo se mezcla vertiginosamente (“the heavy hitters and the chi chi music”).

 

Es posible que el optimismo de la fantasía política que la canción contiene sea dudoso. La relación entre la producción de la cultura de masas y el nivel de alienación del público que la consume es un tema complejo que supera las modestas intenciones de esta columna. Los interesados por el tema deberían leer a Theodor Adorno, a Walter Benjamin, a Roland Barthes y quizá ver la película Canciones para después de una guerra (Basilio Martín Patino, 1976). A pesar de las dudas que pueda suscitar esta escucha, “Brimful of Asha” es una canción importante. Y lo porque nos recuerda que a pesar de que estemos acostumbrados a leer crítica musical que se centra en la importancia estética de los artistas, los discos y las canciones, estos discursos raramente tienen impacto en el modo en que el público consume música o en las razones de este consumo.

Comments

comments

5 Actions To Manifesting Your Dream

It is very tough for students to write a essay often, especially for those who happen to be certainly not consequently great in the academics land. Deep-Etch Halftone: A halftone picture from which unwanted display screen dots have been taken out, thus that areas of simple paper shall come to be kept on the printed list. Toner carts and catomizers will be very well combined parts of beam printing device and it is made up


Ver mas ...

How To Set Recommendations In A Resume

Dissertation help is certainly wanted cheap essay writer for students in Ph.G. programs. Our capable, competent and determined writers shall write with commitment and ensure your When the notion of I don't need to publish my paper” helps to keep haunting your mind and the weight of do the job maintains pressurizing you, Copy writers Per Hour will be now there to help you out. Custom essay writing online is not a fairly easy task


Ver mas ...

Hacia el sur profundo: Osorno

Finalmente nos montamos en el autobus camino a Osorno, el reloj marcaba las 9:50 pm y el sueño se empezaba a apoderar de mi. Lo primero que debo resaltar sobre este viaje son las características de nuestro transporte. Además de ser un bus grande de dos plantas, los asientos eran realmente cómodos y grandes, tipo sillones de primera clase de un avión. Lo siguiente es que efectivamente te tratan como en cualquier vuelo, hay una


Ver mas ...

Crónicas de Transporte Público: Desamor Uber

Viajo mucho, no tanto como para necesitar un pasaporte anual, pero si como para necesitar una libreta cada dos años. Viajo por mi trabajo, que me lleva de aquí para allá, Asía, Europa, Latinoamérica, depende mucho de ciertos factores de los cuales no quiero hablar, ya que me pidieron sobre todo una crónica de viaje. Hace unos meses estaba en una ciudad latinoamericana, estaba en un congreso y parte del evento había una fiesta. No


Ver mas ...

Noel Blanco Mourelle

Noel Blanco Mourelle vivió, estudió y enseñó en Santiago de Compostela, Bologna, París y Estrasburgo. Actualmente reside en Nueva York.

Conociendo a Natalia La de Arte

‘Natalia La de Arte’ se titula su página web donde podrás encontrar parte de sus vivencias en el Departamento de Arte de muchas producciones, nacionales Ver mas ...

Chespirito, ya no habrá quien nos defienda

Muchos han sido los personajes que a lo largo de los últimos años nos han marcado, y que en este año en particular han partido Ver mas ...